Sacatl

Keman otlakat nochpakatsin, oktipitsin sej metro tlatipan otimok notlachialis: kanaj sej metro uan tlajko uan niman yoliktsin yoliktsin ipan nin naui xiuitl omoskaltijtia notlachialis uan oksipa oajsik incuapan xochimej kanpa kualtis se tlachia. Keman otpejke  ipan sakatixtl otmotlamotlaya uan ijkon otmoijti tilanaya, otimonaktiaya uan  sacatixtl ixixijyotsin otiktaya uan otikixyejyikoaya kanin ual peua iniluayo uan kanin tlami nin xiuitl. Omotoya amo kanaj tlami. Omotoyaj nochtin san sej uan sej nochtin omotoya. Onesiaj chanchijkej onesia tasal onesia tlaltikpak. Uan miak otkajxilijke, nesi ijkon: axan tikixmati majtlaktli tlamantle xiusacatixtl tlin onka kanpa yeyi kalmilmej kate onpa kanin tichanchiua uan nepa kanpa kaj se kalkonepixkej. Kanaj mota patlauak in xiuitl oksikan kachi kanauak, siki patlajkej uan oksiki mokopiloa nesi itla intlaltipak techualijkuiluilia. Keman xopan ualajsi kachi kuakualtsin ual xochikoponij: pitsauak kemej sakamiauatl, nesi mixtli, kemej sitlalin, kuali moscaltia uan tiotlakisuik nepa motaj moniniloa uan, onpa ijtik, chichikitsitsin, siki tonalxoxochitsin moloni keman  ika tomajpiluan sej kin matoka. Istakxochimej, tlapaltlale, yauitsin uan tiotlak kostikej. Sej Sacatl yakmo yejuatl sacatl yomopatlak. Uan tejuan nochipa timojtlajtlania kanin peuaj uan kanin tlamij, panpa se xochitl mokokopti uan ajsi itlan sej niluayotl uan niman oksej niluayotl uan ajsi kanpa sej miauatl xitini. Yejuan motaj  kemej siki chanchijkej.

Trad.- Wenceslao Herrera

 

[Desde que nació mi hija, mi mirada ha descendido más de un metro: casi metro y medio y luego ha ido creciendo poco a poco en estos cuatro años hasta mirar por encima de las flores. Al inicio era tirarme con ella de panza en el prado y arrastrarnos, detenernos a ver cada hojita de zacate y su tallo y tratar de adivinar dónde empezaba y dónde terminaba la planta. Parecían infinitas. Parecía que todas eran una y una era todas. Era como una familia o una tela o un mundo. Y nos volvimos expertos, o casi: ahora reconocemos diez especies de zacates que hay en las tres cuadras entre la casa y la guardería. Los hay de hojas anchas y de hojas más delgadas, de hojas planas y otras que se doblan como un recado de la naturaleza. Pero es más fácil distinguirlas después de las aguas que avivan sus floraciones: como espiga afilada, como nube, como estrella, como arborescencia rojiza que se bifurca a cada trecho y, ahí adentro, diminutas, unas florecitas de sol que se desprenden al contacto con los dedos. Flores blancas, color de tierra, azules y ambarinas. Un zacate ya no es el mismo zacate sino otro. Y seguimos preguntándonos dónde empiezan y dónde terminan, porque una flor que parece una esfera va a dar a un tallo que da a otro tallo que da a una espiga de brocha. Son como una familia…]

 

Publicado en: http://www.lacampinadepuebla.mx/index.php/raices/item/419-zacate-sacatl

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s