Escribir sobre la violencia: Monterrey 24

Una de las primeras nociones que se pierden es la de comunidad. Luego se desdibuja el lugar mismo, se desquebraja, se torna fantasmagórico y una es incapaz de reconocerse en su propio sitio. Ya no es el lugar de nuestra infancia, ya no es donde jugábamos a ponernos la ropa de mamá o donde pateábamos un bote por la calle soñando que éramos futbolistas. Tampoco es el parque donde dimos nuestro primer beso ni donde le juramos a una persona que la íbamos a amar toda la vida. No. Ése sitio ahora es el lugar de terror, ahí donde está nuestra prima descuartizada entre las bolsas de basura, donde está nuestro tío ahorcado en un puente peatonal, bamboléandose. Ahora es el lugar del miedo. Y es el lugar donde estamos.

Screen Shot 2019-02-21 at 7.54.16 AM.png

Cuando se pierde la noción de comunidad también crece el resentimiento: ¿dónde estaban ustedes cuando secuestraron a mi madre?, ¿dónde estaban cuando mi hermano salió a la tienda y lo balacearon en el camino?, ¿dónde, cuando pusieron una bomba en el puesto de tacos en que trabajaba mi padrino? Y crece también la sordera: «los norteños sólo escriben sobre la violencia para hacer dinero». La indiferencia: «ahora les importan los feminicidios porque las víctimas ya no son operadoras de maquiladora sino estudiantes del centro del país». El racismo y el clasismo: «seguro andaba en malos pasos», «hay que prohibir esa música».

Screen Shot 2019-02-21 at 7.54.30 AM.png

Pero este lugar sigue siendo donde construimos nuestra educación sentimental. Es aquí, aunque ahora nos parezca extraño y fantasmagórico, donde está el lugar de nuestro corazón. Somos nosotros -los enrabiados, los indiferentes, los sordos, los cínicos, los que ya están agotados, los que se burlan, los que creen que nunca les va a pasar nada porque los protege su burbuja de raza y clase social, los que siguen en pie de lucha, los que lloran, los del duelo interminable, nosotros- los que somos esta comunidad que se ha hecho pedazos en veinte años de violencia.

Monterrey 24 es un libro sobre la violencia, sí. Es un libro sobre nuestro rancho, ya sea por nacimiento o por adopción. Es un libro sobre nuestra comunidad, sobre nosotros. Es un libro donde todos los escritores involucrados, desde mi persona y Rodrigo Guajardo, quien hizo el prólogo, hasta los 24 autores incluidos, no sólo nos pusimos de acuerdo y donamos nuestro trabajo (sí, los norteños saben trabajar gratis) sino que trabajamos expresamente para este proyecto: todos los cuentos de este libro son inéditos y fueron escritos para este libro.

Screen Shot 2019-02-21 at 9.00.02 AM.png

Estamos conscientes de que es poca cosa. Somos inútiles, nomás escribimos y es lo único que sabemos hacer. Pero antes de ser escritores somos ciudadanos y escribir es nuestro trabajo. Así, todos aquí se esforzaron por escribir su mejor cuento, por dar lo mejor posible de lo que saben hacer, gratis. No obstante, como también estamos muy al tanto de que hay personas que hacen una labor mucho más valiosa y valiente que la nuestra, es por eso que decidimos, vía la gestión de Antonio Ramos Revillas, que las ganancias de este libro se destinaran a Promoción de Paz , una asociación que trabaja directamente en la regeneración del tejido social.

Después de dos años de trabajo, por fin este libro sale al público y se presentará en esta Feria de Minería que hoy inicia; luego, en la UANLeer y en Mérida y en Ciudad Juárez y otros tantos lugares, que ojalá sean muchos.

Agradezco infinitamente a todos los que han participado y participarán en este proyecto. A los autores, a Promoción de Paz, a Antonio Ramos y a la Universidad Autónoma de Nuevo León por invertir en la publicación del mismo y hacer todas las gestiones necesarias (sí, antes ya había propuesto, sin éxito, proyectos similares en otros estados de la República) y, sobre todo, a los lectores y a todos aquellos que decidan donar parte de su tiempo y de su trabajo para reconstruir esta comunidad en la que vivimos, nuestra comunidad: México.

Screen Shot 2019-02-21 at 9.06.30 AM.png

Muchísimas gracias a todos. Sin duda, éste es el único libro que en verdad me enorgullece.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Escribir sobre la violencia: Monterrey 24

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s