Racismo y propaganda: o el uso de canales feministas para decir lo mismo de siempre

Ayer, 13 de abril de 2020, apareció un artículo en Forbes intitulado «What Do Countries With The Best Coronavirus Responses Have In Common? Women Leaders» y, de entrada, parecería un artículo interesante desde una lectura de género. Pero me parece que no lo es.
Primero, porque de las más de 20 mujeres que hoy día son jefas de estado, el artículo sólo refiere a 7.
Y, de esas 7, sólo una no es europea: Tsai Ing-wen.

蔡英文官方元首肖像照
Tsai Ing-wen, sin lugar a dudas, es quien mejor ha reaccionado ante la epidemia en todo el mundo.
Así que uno se pregunta, ¿por qué no mejor dedicarle todo el artículo sólo a ella?
Ok. Se quería dar una perspectiva más amplia.
Pero resulta que la segunda persona, jefe de estado, que ha reaccionado mejor en todo el mundo a la pandemia es Halimah Yacob, la presidenta musulmana de Singapur, y ella ni siquiera es mencionada en el artículo de Forbes. Sino que éste, por su organización, coloca en primer lugar a Angela Merkell, no a Tsai Ing-wen.

Republic_of_Singapore_President_Halimah_Yacob_witnesses_the_program_proper_during_her_visit_to_the_Philippine_Eagle_Center_in_Davao_City_on_September_11,_2019_(cropped)
Sobre el resto de las jefas de estado mencionadas, si uno mira con atención los números y las políticas, resulta que esas otras 5 europeas mencionadas han tenido reacciones tan buenas o tan malas -a su gusto- como Sheikh Hasina (Bangladesh), Saara Kuugongelwa (Namibia), Bidhya Devi Bhandari (Nepal), Aung San Suu Kyi (Myanmar) o Sahle-Work Zewde (Etiopía).
¿Por qué no mencionarlas, siquiera, a ellas? ¿Por qué esa abrumadora mayoría de europeas?
Así, resulta por lo menos dudosa la selección de las jefas de estado que propone Forbes.
Más interesante resulta el fenómeno porque un día antes del artículo de Forbes, apareció otro en varias publicaciones sobre las 13 secretarias o ministras de salud africanas que estaban al frente de la reacción a la pandemia en sus respectivos países. No huelga decir que, hasta ahorita, a África le está yendo mejor que a «occidente».
Así, y dado el pésimo papel que han estado haciendo los líderes machos cis en «Occidente» (Donald, Boris, Emmanuel, Sergio et Giuseppe, Justin y Pedro, etc..) más bien pareciera que el artículo de Forbes tiene que ver menos con género que con blandir una patada de ahogado por parte de «occidente»: miren, miren, seguimos siendo el ejemplo del mundo, que no se note nuestra estupidez.
O, como se preguntara Sojourner Truth en 1851, Ain’t I a Woman?

Sojourner

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s