Álgebra a los 6 años

Hace unos meses, mientras yo me moría de sueño a la hora de la comida, mi hija de 6 años me preguntó «cinco más qué número es igual a qué otro número».

Por supuesto, como habría hecho cualquier otro papá ñoño que estudió física, me desperté automáticamente.

–Mmmmh, pero eso está un poco complicado, ¿no? ¿Qué tal «cinco más qué número es igual a siete»?

Mi huerquilla levantó sus deditos (embarrados de pizza), contó y dijo: Pero eso es muy fácil, es siete.

Entonces le pregunté si en la escuela le estaban enseñando a sumar así, cambiando la incógnita de lugar, y yo le entendí que sí. Luego le pregunté a su maestra de primero de primaria y, supongo que porque estudié física y los físicos somos medio suatos para las relaciones humanas, también le entendí que sí.

Y estaba feliz porque, después de años y años como profesor (de universidad, no de primaria) por fin alguien implementaba un método que a mí me parecía obvio, práctico y funcional: enseñar álgebra a la par de la aritmética básica.

«Obvio, práctico y funcional» porque las matemáticas son un juego, de modo que cambiar al «sospechoso» de lugar y esconderlo entre otras «pistas» me parecía que sería divertido para cualquier morrilla o vatillo de 6 años. Y lo es. «2 + 3 + cuánto + 1 = 10».

Pero resulta que ayer, luego de hacer los siguientes ejercicios en casa…

Álgebra Alicia

… mi hija me aclaró que su maestra no les está enseñando así, escribiendo las operaciones como ecuaciones algebraicas, que eso fue producto de mi imaginación.

No obstante, ella no sólo es capaz de hacerlas sino que le parecen más divertidas que cuando se escriben de forma tradicional (porque hay que encontrar al «sospechoso»).

Y no, mi hija no es ninguna genio: muchas veces tiene que contar con los dedos o se le olvida el nombre del número que sigue, aún confunde el «sesenta» con el «setenta» y, como usted puede ver en la foto, los números los escribe como patitas de araña aplastada y a veces le salen al revés. Las sumas o restas de más de dos cifras aún no las vemos y tampoco se sabe siquiera la tabla del 2 ni mucho menos sabe dividir. Es decir, su análisis matemático es promedio.

Sin embargo, la lógica detrás de una ecuación algebraica y cómo despejar una variable le ha parecido clarísimo. Sé que el aprendizaje de cada individuo es diferente, pero creo que éste es un buen método para ir familiarizando a las niñas (y niños) con las ecuaciones.

Esta semana intentaré responderle a la pregunta que me hizo hace meses con un poco de geometría analítica: cinco más qué número es igual a qué otro número. Ya les contaré cómo me fue y, si usted lo intenta también, por favor platíqueme sus experiencias.

 

Anuncio publicitario

3 comentarios en “Álgebra a los 6 años

  1. Me parece tan genial Felipe, que ella pueda experimentar eso sin temores que nos van generando muchas personas al pasar de un grado a otro.
    Es importante que la sigas acompañando porque no siempre tendrás buenos profes en su escuela.
    Es muy triste cómo la mayoría de las veces los mismos profes les van coartando la creatividad y el interés, lo digo desde mi experiencia de mamá.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s